A. PLÁST., Pintura|30/11/2012 12:00

D. Antonio López. LA GRAN VIA

Cuando comencé a pensar que pintores y que obras aparecerían en esta revista, el primer cuadro que me vino a la mente fue esta barbaridad… Don Antonio López (hay gente a la cual no poner el Don delante debería estar penado) es en mi opinión el gran artesano de nuestro tiempo y además, un gran pintor.

Lo que me parecía más complicado era en que lugar situar la obra del señor López… Dado que esto es muy difícil. Bueno, está claro que Don Antonio es un pintor hiperrealista, de este modo se gana a cualquier individuo que se acerque a sus cuadros… Todo el mundo reconocemos la virtud de “mejorar” una fotografía… De acariciar cada detalle como si fuera el alma fundamental de la pieza. Pero si tenemos que presentarlo, debemos hacerlo en un momento preciso, concreto…

En esta revista hemos visto como la pintura de los tres últimos siglos se ha ido descomponiendo, convirtiéndose en un ejercicio de experiencias y perdiendo poco a poco, en mayor o menor medida, el hilo que lo unía a la figura reconocible. Hemos pasado por el gran David, otro realista con mensaje “en su botella”, por don Pablo Picasso, el más grande entre los grandes, que convirtió el universo en referencias pictóricas ( o viceversa). Llorado a don Antoni Tapies, el poeta de la pintura… Analizado Les Nynphéas de Monet, los huevos (perdón por la expresión) de Banksy y su jaque al arte callejero. Yves Klein, Freud, mi adorado e incluso añorado Bacon, Robert Motherwell… Hemos recorrido un universo de pintores y pintura, como si hubiéramos surcado el mundo a pie, para así poder reconocer que la mayor grandeza de Don Antonio Lopéz es simplemente que es un señor que pinta. Eso es… Recorremos el mundo en busca de lo fascinante, para descubrir que lo verdaderamente autentico y único es nuestro abuelo. Y el señor López es el abuelo de todo pintor.

 

Hablando ya de su pintura en un aspecto algo más técnico, decir que es un escrupuloso del detalle. Es tan minucioso de la realidad, que no pinta un “Antonio López”, si no que pinta el mundo… Y este no se puede acabar nunca.  Tiene la delicadeza de la porcelana en su pintura y aún así, cada pequeño “pixel” de sus cuadros (entiéndanme la analogía) esconde un gesto, pincelada, de gran pintor. Y esto ultimo es en mi opinión, discutible como absolutamente todo, lo que convierte la obra de López en pintura y no en dibujo (ojo al debate, que si digo esto en publico me caen manzanas y jarrones).

 

El único problema que tiene mi admirado genio, es que espero mucho más del arte y más aún de la pintura, que la representación de la realidad… Me gusta conocer al pintor a través de sus obras. Que me produzcan una experiencia estética o que simplemente me den ganas de vomitar… Algo. Y don Antonio, en este álgido punto, da un paso hacia atrás para dejar pasar a Motherwell, Bacon, Monet, Banksy, Tapies, Picasso, David… Y tantos otros MAESTROS (con mayúsculas), para volver a ser ese señor que pinta. Cuanto lo admiro…

 

P.D: El Sol del membrillo (Victor Erice 1992), es una película de documentación (que no documental) en la que se refleja la vida y el modo de pintar de Don Antonio López… Muy recomendable. Pero si la veis con colegas… Mejor bajaros una serie.

 

Etiquetas: , , ,
  • Share this post:
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Digg