LITERAT., Poesía|30/07/2013 12:00

Li Bai, el poeta inmortal

li Bai

Este mes les voy a hablar de un poeta chino, considerado el mayor poeta romántico de la dinastía Tang. Y se preguntarán cómo he llegado a él. Les cuento, tengo estudiantes chinos y pensé que quizá merecería incluir en los imprescindibles a algún escritor de esa nacionalidad, dado que es una cultura que está llegando a todo el mundo. Uno de mis estudiantes me habló de Li Bai y me puse a investigar.

Li Bai o Li Po (701-762) es conocido como el poeta inmortal y se halla entre los más respetados de la literatura china. Es, junto a Du Fu (poeta del realismo), el poeta más célebre y carismático de esta. Su vida transcurrió en el periodo de apogeo de la dinastía Tang. De su trabajo se conocen las traducciones que han llegado a Occidente a través algunas de ellas por Ezra Pound. Hombre de gran imaginación, algo extravagante y amante de la bebida, en su poesía podemos ver muchas imágenes taoístas.

Hijo de un mercader rico, se desconoce el lugar donde nació pero se rumorea que fuera Suive, en Asia Central. Con solo cinco años su familia se mudó a Jiangyou, cerca de Chengdu. A pesar de querer convertirse en funcionario no se presentó al examen de servicio civil chino y se dedicó a viajar, desarrollando una personalidad salvaje y libre, muy contrarias a las ideas de un caballero confuciano correcto. Esto fascinó a los aristócratas que presentaron a Li Bai al emperador Xuan Zong en 742. Este hecho hizo que pudiera entrar a formar parte de los intelectuales expertos para la corte imperial y allí permaneció como poeta durante dos años más o menos, al servicio del emperador. Al ser despedido por un cotilleo, vagó por China. Conoció a Du Fu en el otoño de 744 y al año siguiente volvieron a encontrarse, estas fueron las dos únicas ocasiones que se vieron, pero su amistad siguió siendo importante para Du Fu, que escribió muchos poemas hacia él mientras LI Bai solo uno.

Li Bai murió en Dangtu, actual Anhui. Se cuenta que fue envenenado por mercurio, después de un largo historial de consumo de elixires taoístas para no envejecer, otros creen que murió envenenado por alcohol. La leyenda romántica describe el fallecimiento del poeta, cuando una noche paseaba en barca, ebrio, se lanzó al agua para abrazar el reflejo de la luna, ahogándose. Quédense ustedes con la que prefieran, lo que es cierto es que  este poeta entró a formar parte de un mundo de leyenda y magia. “Inmortal desterrado”, diría de él He Zhizhang; “Inmortal bebido”, pone en su boca Du Fu; alguien con quien “compartir el viaje extático a los ocho confines”, diría el gran maestro taoísta Sima Chengzen.
“Los poemas de Li Bai están habitados por su inquieta energía y su exuberante imaginación, su alma solitaria, insatisfecha y viajera que, al igual que el ave fabulosa llamada Peng, vuela sin Hanlin.”

Mientras bebo solo, a la luz de la luna

Un vaso de vino entre las flores:
bebo solo, sin amigo que me acompañe.
Levanto el vaso e invito a la luna:
con ella y con mi sombra seremos tres.
Pero la luna no acostumbra beber vino, y mi perezosa sombra sólo sabe seguirme.
Festejemos, con mi amiga luna y mi sombra esclava, mientras aún es primavera.
En las canciones que entono vibran rayos lunares; en la danza que ensayo mi sombra se aferra y deshace.
Los tres juntos, antes de beber, holgábamos; ahora, ebrios, cada cual va por su lado.
¡Regocijémonos muchas horas todavía,
en nuestro extraño festín inanimado,
para encontrarnos al fin en el Río de las Nubes!

 

Imprescindible

Obra: A punto de partir

Autor: Li Bai

Año: 2005

Etiquetas: , , , , ,
  • Share this post:
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Digg

Leave a Reply


*